Desafío el estigma en torno a la adicción y la salud mental

Por: Thomas Delaney (UK)

Hola, soy un ex drogadicto. Hoy, mientras escribo esto, hace poco más de 3 años que estoy limpio y sobrio. Aunque las drogas fueron lo que casi me mata, no fueron el problema. ¿No es una paradoja interesante?

Mi compulsión por consumir drogas era una forma de automedicarme; una elección sin educación que tomé en un intento de tratar de adormecer el dolor y el trauma que sufrí a lo largo de mi vida. Aunque crecí despreciando las drogas y el alcohol, rápidamente me vi convertirme en un adicto al consumir una variedad de drogas como el alcohol, la MDMA, el ácido y el éxtasis. Me convertí en un experto en el uso de cocaína y, en particular, ketamina. La ketamina fue mi principal droga de elección durante la mayor parte de los 12 años.

Al principio, consumir drogas era emocionante, provocaba un sentimiento de conexión con las personas con las que solía usar, algo que me faltaba con mis padres, en particular con mi padre distante. No deseo glorificar ni promover ningún tipo de comportamiento negativo, pero inicialmente, las drogas me ofrecieron una forma de escapismo y una experiencia extremadamente placentera llena de emociones eufóricas que no quería que terminase nunca. Supongo que, como la mayoría de los adictos te dirían, al principio, solo tomaba drogas socialmente y hasta cierto punto sin hacer daño o, eso pensé de todos modos. Sin embargo, como todos los períodos de luna de miel, pronto llegaría inevitablemente a su fin.

Toqué fondo cuando acepté el despido de una carrera muy querida en 2018. Trabajé como Ejecutivo de Desarrollo de Negocios; yo era lo que se denominaría un «adicto altamente funcional». Mi carrera me permitía mantener la cabeza en alto, me daba un sentido de orgullo, pertenencia y logro. Al menos principalmente durante las horas de trabajo. Había desarrollado una disposición ubicua adictiva. No sólo era adicto a la ketamina, también era completamente adicto a mi carrera.

Solo buscaba la autodestrucción total, solo podía ver dos formas de salir de esta temida situación. La primera, quitarme la vida. En segundo lugar, buscar tratamiento de rehabilitación. Después de hablar con mi médico de cabecera local durante una cita sobre mi salud, le pedí ayuda con mi adicción, me dijo que lo buscara en internet, sí, como oyes, «mira en google». Hasta el día de hoy no sé si su comentario fue sarcástico, condescendiente o falto de comprensión, sin embargo, independientemente de cómo lo dijera, necesitaba escucharlo, porque tan pronto como salí de la cita fui directamente a mi teléfono móvil y busqué – ‘servicios para adicciones’.

Desde que dejé el tratamiento en febrero de 2020, hablo con jóvenes de todo el Reino Unido de escuelas, colegios y universidades. Tengo conversaciones vitales y brindo educación sobre los graves peligros del trauma, ACE y adicción. Creo en desarrollar la capacidad de auto-empoderamiento para la próxima generación con esperanza, conocimiento e inspiración. Mi objetivo siempre ha sido desafiar el ESTIGMA que rodea a la adicción y la salud mental, ya que esto es primordial si realmente quieres vencer a la adicción.

Comentarios:

Un comentario en “Desafío el estigma en torno a la adicción y la salud mental


Carmen
20 enero 2022

¡Guau Thomas! Enhorabuena y gracias por compartir, ayuda y anima muchisimo. Gracias de corazon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tratamos tus datos para facilitar la publicación y gestión de comentarios. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión y oposición, entre otros, según nuestra Política de privacidad.